el rincon del ayales portada

El Rincón del Ayalés se ha creado con vocación de lugar de descanso, de reunión, en el que, sin prisas y ante una virtual taza de café, té o cualquier bebida que a cada cual le apetezca en ese momento, exponer, comentar, analizar, debatir diferentes temas relacionados con la Tierra de Ayala en un ambiente tranquilo y distendido.

Suele ser práctica habitual en muchos foros convertir lo que debiera ser un intercambio de ideas en un campo de batalla dialéctica, en el que ni se escucha con la atención debida ni se responde con la mínima educación exigida.

El Rincón del Ayalés persigue precisamente lo contrario. Sus puertas están abiertas a toda creencia, ideología, tendencia y pensamiento. Sus butacas esperan con agrado a todos aquellos y a todas aquellas que deseen acercarse, pasar, sentarse y compartir un rato en compañía de otros tertulianos, con el fin de participar en el debate propuesto o simplemente asistir como lectores/escuchantes/espectadores. Lo único que se pide es respeto. Respeto a las personas, y con ello a sus ideas, sus convicciones, sus opiniones. También se pide humildad para reconocer errores propios que se puedan cometer, así como comprensión para con los errores ajenos y, por supuesto, altura de miras para admitir como válidas, e incluso como más acertadas, reflexiones ajenas.

Para quien pueda preguntarse a qué viene lo de «Ayalés», aclararé que hace referencia a la Tierra de Ayala. Sería lo correcto añadir, para quienes no sepan qué es la Tierra de Ayala, que es un pequeño territorio enclavado en la provincia de Álava, perteneciente a Euskadi -País Vasco-, territorio histórico del Estado español, Sur de Europa… Pero también sería correcto decir -atendiendo únicamente al sentimiento-, que la Tierra de Ayala es la Tierra de Ayala, sin más añadidos. Para quienes no la conozcan la esbozaré brevemente: rural, verde, suavemente montañosa, formada por pequeños pueblos, apenas desfigurada por el progreso, salpicada de caseríos, saturada de Historia y habitada por personas activas, emprendedoras, cultas, que caminan hacia el futuro sin olvidar ni traicionar sus tradiciones, su pasado.

Pues allí, en un lugar cualquiera de esta bendita Tierra está ubicado El Rincón del Ayalés. Que cada cual lo imagine como quiera. Para mí es una sala de muros de piedra, vigas de roble, confortables sillones, muebles de recia madera, paredes recubiertas de libros, una ventana al campo y una chimenea que calienta a todos por igual. No, no estoy imaginando una estancia idílica. Existe en realidad. No es de mi propiedad, pero su dueño siempre consigue que me sienta como en casa cada vez que estoy allí.

En estos tiempos en las que las nuevas tecnologías permiten comunicarnos al instante con cualquier lugar del mundo, me emociona pensar que por la puerta de mi humilde rincón puedan entrar personas de todo país, toda condición, ideología y creencia.

Las cookies nos permite mejorar la navegación. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. +info