pastillaverdeCada vez me sucede más a menudo. Pocos programas quedan en televisión que no me hagan añorar los que tuve la buena suerte de ver en mi adolescencia, juventud y primera madurez.

El último caso se ha dado hoy mismo, escuchando –que no viendo- un capítulo de Frank de la jungla.

Voy a dejar a un lado lo que el programa me parece en sí mismo porque a poco para cenar no quiero que se me revuelva el estómago. Lo que me resulta inconcebible, aparte de bochornoso, inmoral y censurable es el vocabulario del protagonista. Lindezas como cabrón, hostia, etc. Salen de su boca con una regularidad pasmosa sin –al menos para mi humilde entender- que venga a cuento. Ante este comportamiento me suelo preguntar:

  • ¿Es necesario hablar tan burda, soez y groseramente para presentar un programa dedicado a animales?
  • ¿Se escuda en un relato barriobajero para esconder la asusencia de una información mínimamente provechosa?
  • ¿Es consciente de que entre sus seguidores se encuentran muchos jóvenes que son como esponjas –sobre todo para los malos hábitos-?
  • ¿Son este tipo de programas, de comportamientos, de lenguaje, lo que vende hoy en día, lo que el público demanda, lo que al público le satisface?

Y al mismo tiempo, entre pregunta y pregunta, siempre me viene a la memoria El hombre y la tierra, aquella maravillosa serie de Félix Rodríguez de la Fuente que durante años nos puso ante los ojos la Fauna Ibérica con un rigor y una amenidad que a más de uno y de una no les vendría mal imitar. Y qué cosas, no recuerdo ni un taco, ni una grosería. Y además nos enseñaba que la culebra, además de ser un puto bicho que pica tiene dientes afilados como agujas y dirigidos hacia el interior de la boca que sirven para retener la presa, que su sentido del oído es muy limitado y que se desplazan mediante ondulaciones laterales del cuerpo.

Como no es cosa ni de enseñar gratis ni de meter el dedo en el ojo más de lo oportuno ni de dar pábulo a quien no lo merece, pongo punto final a este artículo, no sea que la mala leche me lleve a escribir algún exabrupto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Las cookies nos permite mejorar la navegación. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. +info