el principeLa serie El Príncipe, emitida por Telecinco, terminó con fuerza la primera temporada y ha comenzado esta segunda sin perder pulsaciones.

Los responsables de la serie saben bien lo que se hacen. Desde el origen de todo proyecto, o sea, el guión, hasta la puesta en escena, todos los aspectos están cuidados con mimo o, al menos, así se percibe desde fuera.

Los ingredientes son perfectos: intriga, crímenes, tráfico de drogas, terrorismo internacional, espías, temas sociales de actualidad, amor, pasión, intereses comerciales, rivalidad racial y religiosa, chicas guapas, chicos duros –y guapos-, policías que bucean en la ilegalidad, matones, lujo... Centrado todo ello en el hermoso y célebre barrio ceutí de El Príncipe.

La combinación de interiores y exteriores también ha sido calculada con esmero, al igual que la mezcla de barrios humildes y ambientes lujosos.

Gusta comprobar que de vez en cuando se producen en España series serias, con argumento, con algo que contar, con actores y actrices capaces de encarnar con credibilidad y energía personajes que se mueven con autoridad ante la cámara y que muestran en detalles prácticamente inapreciables que saben lo que hacen, que están bien dirigidos y que no están ahí para lucir tipo y dentadura sino para transportarnos, a los telespectadores, a las tripas de la historia.

En la elección de este elenco también se aprecia tacto y habilidades de maestro. José Coronado está en su línea habitual, es decir, fiable, convincente, rotundo, Actor. El abanico que le rodea no le deja en feo. Rubén Cortada imponente en su papel de capo, de primogénito protector de la familia. Sabe hablar con la mirada, conoce sus puntos fuertes y no se desvía ni un ápice del perfil de su personaje. Álex González sabe jugar al juego del agente introvertido, solitario, capaz de poner en peligro su relación amorosa por cumplir con su deber, y la hermosa Hiba Abouk sublima su belleza al papel de chica buena que le ha tocado en suerte, sin perder por ello el encanto que posee. Juan Manuel Lara, Stany Coppet, Susaba Córdoba, Ayout El Hilali, Paú Durá, Antonio Mora... conforman un plantel que ha entendido algo muy importante en el mundo del cine y del teatro: todos los papeles, por pequeños que sean, son importantes y todos contribuyen a crear un todo sólido si cada uno se esfuerza en ocupar su espacio sin divismos ni vergüenzas y en dar fuerza a su espacio particular, porque de esa manera se refuerza el espacio común.

Por lo tanto, mi contento por invertir 90´ en una serie que merece la pena. Mi enhorabuena a sus creadores, Aitor Gabilondo y César Benítez. Mi reconocimiento a su equipo de directores y mi aplauso a los guionistas. Y ahora, a esperar con ganas al próximo martes.

Las cookies nos permite mejorar la navegación. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. +info