marijose mielgoMarijose Mielgo es, además, de amiga, una de esas personas cuya relación con el arte y la cultura en general y la literatura en particular resulta difícil -por lo extenso- de definir.

Hoy traigo a esta sección uno de sus relatos breves para que aquéllos que aún no la conozcan lo hagan.

Quienes deseen saber más sobre ella no tienen que teclear su nombre en Google. Allí la encontrarán.

 

 

PERFIDIA

Según iba avanzando hacia su destino apareció un cuervo. ¡Al menos tendría compañía!

Desde pequeño le habían dicho: "tienes el corazón muy negro". Él no fue consciente del alcance de aquellas palabras hasta años después.

Sólo por momentos era capaz de recordar pequeñas escenas que no tenían conexión: un sol radiante, un niño bajando de un automóvil, su hermano cayendo desde el campanario y él detrás, estático, sin hacer nada.

De repente sintió mucha sed, una sed despiadada como la intranquilidad de su alma y, como si de un milagro se tratara, recordó que odiaba en exceso a su hermano.

Las cookies nos permite mejorar la navegación. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. +info