Secciones

Malos tiempos para la Lírica

pastillaverdeLa frase que encabeza este artículo fue uno de los estribillos más coreados en la movida de los 80. Germán Coppini, cantante de Golpes Bajos, lo repetía una y otra vez con su voz seca y su acento desencantado.

Hoy, más de treinta años después, la frase cobra, tristemente, actualidad y vigencia. Malos tiempos para la Lírica. Y para los líricos.

Teatro de verdad... y del otro.

pastillaverdeSiempre se ha dicho y reiterado aquello de la importancia de estar en el lugar justo en el momento adecuado. Con el tiempo, uno se da cuenta de la validez de este aserto, así como del que aconseja, para triunfar en la vida, subirse al tren correcto, lo que equivale, fusionando ambas afirmaciones, a colarse en el momento preciso en el equipo ganador.

Una vez dentro de ese equipo, de esa familia, de ese clan, de esa secta, de esa camarilla... Lo importante es ubicarse y mantenerse en el punto más seguro, ése donde los tiros pasan por arriba y las riadas no alcanzan el cuello. A este respecto, en mis años de comercial en una conocida multinacional, el consejo que uno de los jefes me dio al incorporarme en la plantilla fue el de flotar siempre en la mitad: de esa forma no te cortan el pescuezo cuando se hace precisa una cabeza de turco ni te dan la patada cuando hace falta cocear a alguien.

Recuerda hombre, que polvo eres y al polvo regresarás" (Génesis 3,19)

cervantes huesosTras varios años excavando el subsuelo de la cripta del Convento de las Trinitarias de Madrid, los expertos que han llevado a cabo el trabajo parecen haber escrito el punto y final de su particular historia al anunciar que los huesos de Miguel de Cervantes han aparecido.

La alcaldesa de la ciudad, Ana Botella, ha declarado –en castellano actual, no en castellano antiguo, privándonos de su exquisita pronunciación de diferentes idiomas, como el spanglish- que «Hoy es un día importante para España y para nuestra cultura. Hoy hemos contribuido a nuestra historia». Haciendo un inciso en el tema y robando unas líneas a don Miguel, apunto que también se contribuiría muy bien, incluso mejor, poniendo el mismo énfasis y el mismo presupuesto en la tarea de recuperar los cuerpos de miles de personas cuyos parientes directos aún viven y que fueron enterrados en fosas comunes hace no cuatrocientos años, sino menos de ochenta, después de ser asesinados.

Dejémoslo en indecentes

pastillaverdeSuele decirse que con el paso de los años las personas nos volvemos más irascibles, menos tolerantes, en una palabra, que nos volvemos raras. Puede ser. También puede ser que esa metamorfosis se deba a cansancio, a hartazgo, a acumulación de experiencias y de vivencias, y con ello a una capacidad superior de discernir, de sopesar, de juzgar, incuso de prever consecuencias.

Sea como fuere es que a un servidor cada vez le asquea más la deriva y el mensaje que llevan implícitos muchos de los anuncios con los que cada día nos bombardean la radio, la televisión y los demás medios informativos.

Bárbaros de antaño y bárbaros de hoy

pastillaverdeAnte ciertas noticias, uno no sabe con certeza qué preguntarse. La primera impresión es la de estar gobernados –a todos los niveles- por auténticos descerebrados.

Dejando a un lado el esperpento de los debates parlamentarios, que son como peleas de paletos rebozados en la mierda de una cochiquera culpando al contrario de oler peor, noticias como la conocida recientemente acerca de que el ayuntamiento de Mérida ha tomado la decisión de organizar el World Padel Tour 2015 sobre el anfiteatro romano de la ciudad, me plantean indefectiblemente dos cuestiones:

 -¿Qué virus puede habitar en el cerebro de un mandatario para decidir una barbaridad de tamaña magnitud?

-¿Engordará su cuenta bancaria –por supuesto sin saberlo él, faltaría más-, así como la de algunos de sus colaboradores, tras el evento?

Subcategorías

Noticias

Noticias...

La pastilla verde

pastillaverdeLa pastilla verde pretende ser una columna semanal que comente, informe, opine... sobre un hecho, evento o simplemente noticia relacionada con el planeta de las letras y todo el universo que lo rodea.

El nombre hace alusión a esas pastillas que, sobre todo las personas de una cierta edad, se ven obligadas a ingerir para cuidar su salud. Ignoro si mis pastillas servirán para mejorar la salud de los posibles lectores que se las traguen,

pero seguro que para mí supondrá una descarga de tensiones, de malas leches y, ¿por qué no? de satisfacción por compartir buenas nuevas. Por regla general esas pastillas se toman una vez al día, pero como el estado de la literatura aún no está tan delicado, me limitaré a dosificarla una vez por semana. Al igual que la gran varidedad existente de esas pastillitas, las mías serán dulces en ocasiones, amargas en otras, insiípidas, pesadas, indigestas... y espero que de vez en cuando hasta sabrosas.

Por último decir que el color de estas pastillitas semanales podría haber sido otro cualquiera, pero por aquello de que el verde es el color de la esperanza y de que la esperanza es lo último que se pierde...

Lecturas

Lecturas...

Charlando con...
Charlando con... es una sección dedicada a recoger entrevistas, mediante las cuales conoceremos la trayectoria, opiniones, curiosidades... de personas relacionadas con el mundo de la cultura y especialmente con la literatura.

barra inferior

Las cookies nos permite mejorar la navegación. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. +info