Secciones

Cabrón de bicho

pastillaverdeCada vez me sucede más a menudo. Pocos programas quedan en televisión que no me hagan añorar los que tuve la buena suerte de ver en mi adolescencia, juventud y primera madurez.

El último caso se ha dado hoy mismo, escuchando –que no viendo- un capítulo de Frank de la jungla.

Voy a dejar a un lado lo que el programa me parece en sí mismo porque a poco para cenar no quiero que se me revuelva el estómago. Lo que me resulta inconcebible, aparte de bochornoso, inmoral y censurable es el vocabulario del protagonista. Lindezas como cabrón, hostia, etc. Salen de su boca con una regularidad pasmosa sin –al menos para mi humilde entender- que venga a cuento. Ante este comportamiento me suelo preguntar:

Series de ayer y de hoy

carta ajusteLos amantes de las series televisivas no se pueden quejar de la oferta que presentan las diferentes cadenas. Las hay para todos los gustos, aunque últimamente proliferan las policiacas cuyos protagonistas son colaboradores externos –forenses, mentalistas, escritores...- que se encargan de resolver los casos que comisarios, inspectores y demás rangos se ven incapaces de poner en claro.

Cuando uno echa la vista atrás -y no precisamente como consecuencia de la edad sino por nostalgia de las estupendas series de antaño-, descubre que a pesar de los adelantos, de las tecnologías, de las únicas dos cadenas existentes en aquellos 60-70, las series abundaban y además tenían un sello de calidad.

Creencias, fobias y crímenes

crespnHace no demasiadas fechas tuve la oportunidad de detenerme unos minutos frente a El abrazo, la escultura de Juan Genovés que, desde la plaza de Antón Martín, recuerda al mundo el asesinato perpetrado hace treinta y ocho años en el número 55 de la calle Atocha, de Madrid, a tiro de piedra de la mencionada plaza.

En aquella ocasión, extremistas de derecha con nombres y apellidos entraron impunemente en el despacho de abogados en derecho laboral de Comisiones Obreras y militantes del Partido Comunista de España y cuando salieron dejaron tras de sí cinco cadáveres y cuatro heridos.

Delito: pertenecer a una ideología diferente y poco grata a los ojos de sectores que veían peligrar el régimen que durante casi cuarenta años había tenido a los españoles bajo la bota de una dictadura.

Cuéntame cómo... se hacía

pastillaverdeCuando uno ha sido fiel y entusiasta seguidor de una serie televisiva durante años, más de diez, siempre espera con viva ansiedad el inicio de cada nueva temporada.

Y en ésta no ha sido diferente. El reenganche de Cuéntame cómo pasó era algo que anhelaba desde varias semanas atrás. Sin embargo, al concluir el capítulo, a la ilusión se la había zampado su antónimo y tan sólo quedaba en mi ánimo la estupefacción por lo que había visto.

Estamos creando monstruos

pastillaverdeAntes de ponerme a cenar y de retirarme después al dormitorio para leer un rato como acostumbrado ritual previo a cerrar los ojos y hacer lolos, quiero expresar mi consternación y mi tristeza por el mensaje que desde un medio tan poderoso como la televisión se está lanzando en pro de la impersonalidad, de la apatía, del no diálogo, de la desmotivación, de la falta de ilusiones, del distanciamiento entre las personas...

Subcategorías

Noticias

Noticias...

La pastilla verde

pastillaverdeLa pastilla verde pretende ser una columna semanal que comente, informe, opine... sobre un hecho, evento o simplemente noticia relacionada con el planeta de las letras y todo el universo que lo rodea.

El nombre hace alusión a esas pastillas que, sobre todo las personas de una cierta edad, se ven obligadas a ingerir para cuidar su salud. Ignoro si mis pastillas servirán para mejorar la salud de los posibles lectores que se las traguen,

pero seguro que para mí supondrá una descarga de tensiones, de malas leches y, ¿por qué no? de satisfacción por compartir buenas nuevas. Por regla general esas pastillas se toman una vez al día, pero como el estado de la literatura aún no está tan delicado, me limitaré a dosificarla una vez por semana. Al igual que la gran varidedad existente de esas pastillitas, las mías serán dulces en ocasiones, amargas en otras, insiípidas, pesadas, indigestas... y espero que de vez en cuando hasta sabrosas.

Por último decir que el color de estas pastillitas semanales podría haber sido otro cualquiera, pero por aquello de que el verde es el color de la esperanza y de que la esperanza es lo último que se pierde...

Lecturas

Lecturas...

Charlando con...
Charlando con... es una sección dedicada a recoger entrevistas, mediante las cuales conoceremos la trayectoria, opiniones, curiosidades... de personas relacionadas con el mundo de la cultura y especialmente con la literatura.

barra inferior

Las cookies nos permite mejorar la navegación. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. +info