Secciones

¿Realidad o ficción?

pastillaverdeParece ser que HBO, la productora de Juego de Tronos, ha puesto sus miras en Andalucía para buscar localizaciones de cara al rodaje de la quinta temporada de la exitosa serie.


Hace unos días escuché una entrevista radiofónica en la que Carlos Rosado, presidente de Andalucía Film Commission, comentaba entre otros aspectos el tremendo pellizco económico que ello podría suponer para el comercio -sobre todo hostelería- de la zona, pues al igual que ha ocurrido con algunos de los países que han tenido la suerte de acoger el rodaje de la serie, se contarían por millones los visitantes que llegarían desde todos los lugares del mundo para hacerse una foto en el lugar en el que tal personaje murió, o protagonizó una escena de amor, o se batió en feroz batalla con sus enemigos o...


Dejando a un lado la importancia que la economía tiene, y más en unos tiempos tan apretados y confusos como los que estamos viviendo, el tema me deja, además de cabreado, tremendamente desilusionado con la humanidad.


Me explico.

Mamá, quiero ser… escritor/a

pastillaverdeDe joven –de más joven quiero decir-, cuando la palabra artista se nombraba en los círculos de amigos y conocidos, o se oía en la televisión o la radio, o se leía en una revista o periódico, la imagen que se formaba en mi cabeza era un "algo" abstracto en el que se mezclaban sin orden ni concierto, sin prioridades, sin jerarquías, todas las disciplinas que podríamos englobar dentro de la categoría "artísticas".

Todas las personas consideradas como artistas flotaban en mi imaginación marcadas por unas características comunes: bohemias, raras, extravagantes, tocadas por la varita mágica de la genialidad, tremendamente introvertidas o excéntricamente extrovertidas, elegantes hasta en la manera de sonarse los mocos o zafias como patanes... pero todas poseedoras de un glamour inalcanzable para el resto de los mortales.

Literatura sin idiomas

pastillaverdeNo entraba en mis intenciones inaugurar esta sección haciendo referencia a un hecho luctuoso, pero el fallecimiento de Gabriel García Márquez ha cambiado mis propósitos.
No voy a entrar a describir quién era este escritor ni a elogiar su obra ni, mucho menos, a correr a la primera librería a hacerme con un ejemplar de Cien años de soledad o El amor en los tiempos del cólera (dudo que la mayoría de los lectores no habituales conozcan más títulos de este autor). No hacía falta que García Márquez se muriera para que de repente se convierta en mi escritor favorito. Es uno de ellos desde hace muchos años.

Anónimos… ¿sí o no?

pastillaverdeHace bastantes años, plantado ante el escaparate de una librería de mi barrio, me pregunté qué sentiría, como lector, si todos aquellos títulos carecieran del nombre de su autor o autora. No supe responderme.
Muchas veces me he planteado la misma cuestión a partir de aquel día, y las teorías son tan diversas que no acierto a quedarme con una más válida que las demás.
¿Hasta qué punto los lectores nos dejamos influenciar por el nombre de un autor o una autora?
¿Hasta qué punto somos víctimas de la opinión generalizada?
¿Hasta qué punto somos ovejas que siguen el sendero marcado por el pastor del marketing?

Una del Oeste, de Javier Abasolo

abasolo lecturasLa primera vez que tengo constancia de haber hablado con Javier Abasolo fue en 2004, durante el acto de presentación de nuestras respectivas novelas en la Feria del Libro de Bilbao.

Él presentaba Hollywood-Bilbao, y en su breve discurso ante los medios de comunicación ya me cayó bien.

Desde entonces hemos mantenido una relación no muy cercana en el plano físico pero sí en el afectivo.

En 2014 tuvo la deferencia de elegirme para presentar, en la librería Elkar de la calle Licenciado Poza, de Bilbao, su novela Una decisión peligrosa.

Hoy, Día del Libro en una fecha extraña, motivada por la COVID-19, recomiendo la lectura de una de sus novelas más curiosas: Una del Oeste, publicada en 2014.

Una del Oeste       

Subcategorías

Noticias

Noticias...

La pastilla verde

pastillaverdeLa pastilla verde pretende ser una columna semanal que comente, informe, opine... sobre un hecho, evento o simplemente noticia relacionada con el planeta de las letras y todo el universo que lo rodea.

El nombre hace alusión a esas pastillas que, sobre todo las personas de una cierta edad, se ven obligadas a ingerir para cuidar su salud. Ignoro si mis pastillas servirán para mejorar la salud de los posibles lectores que se las traguen,

pero seguro que para mí supondrá una descarga de tensiones, de malas leches y, ¿por qué no? de satisfacción por compartir buenas nuevas. Por regla general esas pastillas se toman una vez al día, pero como el estado de la literatura aún no está tan delicado, me limitaré a dosificarla una vez por semana. Al igual que la gran varidedad existente de esas pastillitas, las mías serán dulces en ocasiones, amargas en otras, insiípidas, pesadas, indigestas... y espero que de vez en cuando hasta sabrosas.

Por último decir que el color de estas pastillitas semanales podría haber sido otro cualquiera, pero por aquello de que el verde es el color de la esperanza y de que la esperanza es lo último que se pierde...

Lecturas

Lecturas...

Charlando con...
Charlando con... es una sección dedicada a recoger entrevistas, mediante las cuales conoceremos la trayectoria, opiniones, curiosidades... de personas relacionadas con el mundo de la cultura y especialmente con la literatura.

barra inferior

Las cookies nos permite mejorar la navegación. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. +info