Secciones

El monte de las Ánimas, de G. A. Bécquer

becquer leyendasSi entre todas las rimas de Gustavo Adolfo Bécquer, la célebre entre las célebres que comienza haciendo mención al regreso de las oscuras golondrinas, me encogió el corazón en aquella frontera difusa de mi adolescencia con mi juventud y me humedeció los ojos en más de una ocasión, la leyenda que me estremeció fue El monte de las Ánimas. Había en ella una mezcla de amor, pasión, egoísmo, vanidad, heroísmo, misterio y terror que me asustaba tanto como me atraía.

Muchas noches desde aquella etapa tan lejana he mirado al cielo, imaginándome a la bella Beatriz y al intrépido Alonso, abocados ambos a un destino absurdo y cruel.

Hoy, en una noche de luna grande y luminosa y de nubes que juegan a ocultarla, dejo aquí las primeras líneas de este relato tan sobrecogedor, romántico y torturado como su autor.

El monte de las Ánimas

 

Ben-Hur, de Lewis Wallace

ben hurEn estos pasados días, como es de rigor en estas fechas, han proyectado en televisión Ben-Hur, la -para mí- espléndida película de William Wyler.

Es uno de esos largometrajes de los que casi todo el mundo reniega por las innumerables veces que lo han visto, pero al que la mayoría acaba sucumbiendo, bien total o parcialmente, pues es una película que vista por partes también se agradece.

El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry

antoineEl Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, es un libro que, desde que lo leí hace ya unos cuantos años, necesito releer, total o parcialmente, cada cierto tiempo.

Después de estos últimos meses ocupados casi por completo por el tema político generado a raíz del 20D, necesitaba adentrarme en sus páginas con urgencia.

Ciertamente, no sé de qué me extraño. Pudiera parecer que hasta esa fecha la política en este país hubiese sido ejemplar y no una acumulación de despropósitos, de carreras de trepas en pos del poder y de una corrupción abismal. Tal vez la irrupción de partidos nuevos y el resultado de las elecciones me hicieron creer que algo podía cambiar y por eso la decepción ha sido mayor. Todo continúa igual que siempre: promesas que se marchitan apenas salen de la boca de sus pregoneros, insultos, malas formas, escasa educación, nula preparación, intereses confusos...

Un mal alienante que precisaba de un antídoto eficaz. Y nada mejor que este delicioso relato revestido con el encanto de los cuentos pero dirigido a todos los públicos, tanto a los que inician su camino en la vida como a los que ya han avanzado un buen trecho por ella aunque quizá no en la dirección correcta ni con la mochila adecuada.

El Principito

Relato de un proyecto inconcluso

sancho ospinaHace unos años, el fotógrafo Txemi Llano y yo diseñamos un proyecto basado en acontecimientos puntuales de la Tierra de Ayala y sus alrededores. Entre los bosquejos que se barajaron figuraba este relato, basado en hechos históricos, que tiene como protagonistas a los linajes de Ugarte y Anuncibay.

Por diferentes motivos el proyecto no pudo culminarse, pero nunca lo he echado al cubo de la basura.

El nombre de la rosa, de Umberto Eco

umberto ecoPosiblemente, el mejor homenaje que se puede rendir a un autor o a una autora sea la difusión de sus obras.

El pasado día 19 nos abandonaba físicamente Umberto Eco, escritor, ensayista, filósofo y semiólogo.

En recuerdo suyo dejo aquí unas páginas de su novela más célebre, El nombre de la rosa.

 

 

 

Subcategorías

Noticias

Noticias...

La pastilla verde

pastillaverdeLa pastilla verde pretende ser una columna semanal que comente, informe, opine... sobre un hecho, evento o simplemente noticia relacionada con el planeta de las letras y todo el universo que lo rodea.

El nombre hace alusión a esas pastillas que, sobre todo las personas de una cierta edad, se ven obligadas a ingerir para cuidar su salud. Ignoro si mis pastillas servirán para mejorar la salud de los posibles lectores que se las traguen,

pero seguro que para mí supondrá una descarga de tensiones, de malas leches y, ¿por qué no? de satisfacción por compartir buenas nuevas. Por regla general esas pastillas se toman una vez al día, pero como el estado de la literatura aún no está tan delicado, me limitaré a dosificarla una vez por semana. Al igual que la gran varidedad existente de esas pastillitas, las mías serán dulces en ocasiones, amargas en otras, insiípidas, pesadas, indigestas... y espero que de vez en cuando hasta sabrosas.

Por último decir que el color de estas pastillitas semanales podría haber sido otro cualquiera, pero por aquello de que el verde es el color de la esperanza y de que la esperanza es lo último que se pierde...

Lecturas

Lecturas...

Charlando con...
Charlando con... es una sección dedicada a recoger entrevistas, mediante las cuales conoceremos la trayectoria, opiniones, curiosidades... de personas relacionadas con el mundo de la cultura y especialmente con la literatura.

barra inferior

Las cookies nos permite mejorar la navegación. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. +info